Posts Tagged ‘debilidad’

La magia de la reparación del daño

Sunday, October 30th, 2016

Una de las características de la hermosa época navideña que se nos avecina, es el temor infantil de cometer faltas que pongan en riesgo el merecimiento de los tan anhelados regalos elaborados cariñosamente por el ejército de duendes al servicio del sonriente Santa Claus. Los padres de los niños se encargan de mantener viva esta tradición como una forma de controlar la conducta de sus traviesos pequeños, mismos que no dejan de portarse mal eventualmente, sólo que ahora buscan la manera de reparar el daño con tal de que su falla sea borrada de esa maléfica lista que el gordito polar conserva.

Si bien estamos hablando de una fantasía que se ha conservado a través de siglos, siento que no hemos aprovechado suficientemente la oportunidad de que nuestros niños aprendan el maravilloso poder del arrepentimiento y la extraordinaria paz que reporta el poder reparar el daño, permitiendo así la posibilidad de un inicio en donde ya no existan ni ofensor ni ofendido, dado que la curación procedente de la recomposición del agravio favorece la anulación del dolor del ofendido y la culpa del ofensor.

Arrepentirse de mal realizado ocasiona en el agresor un sufrimiento producto de la asimilación de percibirse como falible, imperfecto, culpable, siempre y cuando dicha persona posea un grado adecuado de salud mental y moral. Adicionar características negativas a la identidad puede reportar un desajuste a la autoestima, ya que batallamos siempre por mantenernos como personas capaces de realizar cosas buenas por las que seamos reconocidos. Es por ello que tendemos a ocultar las malas acciones y/o a maquillarlas con colores de bondad, con tal de salvarnos de las recriminaciones de los demás. Se necesita poseer ciertos rasgos sociopáticos para que el ser humano se enaltezca del mal esgrimido, enorgulleciéndose del daño realizado hacia personas que se encuentran en una posición de debilidad frente a ellos. Personas así no se arrepienten de sus actos porque ni siquiera los perciben como ruines sino que consideran un acto de plena justicia el realizarlos.

Por otro lado, el ofendido experimenta el sufrimiento por sentirse humillado, robado, desprovisto de algo que le pertenecía, sea un bien material o moral. La sensación de injusticia puede generar en él un fuerte deseo de venganza que acaba de sumar un mayor dolor al que ya padecía. Aunque es el que “tiene la razón”, finalmente puede situarse en una condición de inmoralidad igual al del que le causó el daño, impidiendo así que su sufrimiento se remedie tiempo después. Y aun suponiendo que no decida vengarse, esta persona tiende a conservar en su corazón el dolor de su pérdida y el resentimiento contra la persona que se lo causó, ocasionándole un mundo de frustraciones que impactará en un futuro en muchas de sus decisiones.

Ambas situaciones –en el ofensor y en el ofendido- poseen una salida salomónica que libra a los protagonistas de angustias posteriores y los hace crecer como personas: la reparación del daño realizado. Arrepentirse no significa únicamente pedir perdón sino comprometerse a resarcir lo que fue objeto de pérdida para el agredido. Es esta condición la que permite la verdadera curación -en ambas partes- de la falta. El que ha pecado puede devolver lo robado teniendo en cuenta que dicho objeto (físico o moral) ya no regresa igual, dado que se le ha agregado una vivencia dolorosa que no tenía; por tanto, es menester procurarle un nuevo significado positivo al que le fue extraído. Esta labor, que puede durar un cierto tiempo, va curando las heridas del agraviado y del agresor, quien puede experimentarse como alguien capaz de superar sus propias debilidades. De este modo, el ofendido se siente como alguien con una dignidad tal que merece ser aliviado en su malestar; y el ofensor se experimenta como alguien con una dignidad tal que puede recuperar su autoestima positiva al haber superado un gran obstáculo y aliviado un dolor ajeno.

El agresor aparentemente pierde lo que robó pero en realidad gana mucho más con lo que devuelve al haber reparado el sufrimiento que causó. Si nos ponemos a pensar que la persona ofendida podría haber generado mucho daño con el dolor con el que se quedó, volviéndose agresivo con los demás, por ejemplo, pues resulta que el ofensor, al reparar la ofensa, evitó males mucho mayores que pudieron haber originado enormes pérdidas en mayor número de personas. El bien que produjo fue mucho mayor al mal que ocasionó.

En conclusión, queridos lectores, es tiempo de aprender a fabricar bienes como resultado de reparar daños en otras personas. Esto implica un crecimiento personal y abre la oportunidad de horizontes más humanos y profundamente amorosos. ¡Suerte en esta empresa!

Psic. Mildred Elena Barrios Matos

[email protected]

la-magia-de-la-reparacion-del-dano

Vencer el miedo en la crisis presente

Sunday, February 14th, 2016

Al analizar el miedo, santo Tomás de Aquino explica que se produce ante un mal ausente difícil de vencer. Nos da miedo porque está lejos y su ausencia provoca zozobra interior: ¿si viene qué haré? El objeto temido es grande y fuerte. Son dos elementos. Ante todo lo inesperado de su llegada es parte de la inquietud y turbación que genera. Sin embargo, no es sólo la ausencia sino su fortaleza mientras que soy débil para enfrentarlo.

Por ejemplo, si temo un accidente automovilístico es porque pudiera suceder y poco podría hacer para salir ileso si llega a presentarse. Si temo un animal es porque es de gran tamaño, agresivo y pocos recursos tendré para enfrentarlo, quizá como un león, un toro o un lobo, obvio es porque los temo. En cambio, si tal animal no tiene fuerza o agresividad no lo temo –o no habría motivo- como una vaca o incluso un ratón –aunque éste último provoca miedo-. Tampoco lo temo si no es probable que se aparezca, no es lo mismo temer a un león en África que en México, pues en el segundo no abundan.

Hoy, la población mundial, lo que enfrenta –pues ya está presente- y a la vez teme –porque no se saben sus alcances y fuerzas-, es la crisis mundial que estamos viviendo. Se teme a la crisis pues se han puesto en duda los principios que lo rigen todo debido al relativismo que estamos viviendo; todas las instituciones -ya sean políticas, religiosas, económicas, educativas, familiares, culturales-, están confrontadas a un momento de cambio y transformación. Grupos y personas de pronto estamos ante la inestabilidad de prácticamente todo. El resultado es: miedo.

¿Por qué tememos? Porque nos sentimos débiles y olvidamos nuestras fortalezas que tienen tres orígenes que perdemos de vista.

En primer lugar la fortaleza individual que cada uno debe cultivar. Dejando a un lado los temores que paralizan, en lugar de sentarse a temer, hay que prepararse adquiriendo nuevos aprendizajes; conquistando nuevas habilidades; ejercitando acciones que habría que ejecutar ante el arribo del objeto temido. En lugar de temblar hay que actuar, disponerse así disminuye el temor.

En segundo lugar se debe considerar la fortaleza grupal. Enfrentar un mal de manera individual no es lo más oportuno pues así, se cuenta únicamente con los propios recursos, con los límites individuales. Actuar creando un equipo y responder ante las situaciones desde él, multiplica exponencialmente los recursos. No es lo mismo la fortaleza de uno que la que es resultado de entrelazar la de muchos. Supone pensar en el otro, en la empresa y en los ideales compartidos. Tu fortaleza es la mía. Eso disminuye el temor.

Por último hay que añadir la fortaleza divina. El ser humano no enfrenta solo las adversidades que se le confrontan. Aquellas que han aparecido en la vida humana fruto de las decisiones históricas, es decir, de aquellas se extienden en el tiempo y el espacio afectando a muchos, que en realidad son todas las decisiones humanas. Las adversidades que el mismo hombre ha creado no son ajenas a Dios, están bajo su control como Señor  de la historia. Confiar en Dios, obrando y haciendo lo que al ser humano le corresponde, dejando que Él obre lo que le toca, ya que nada se escapa de sus manos. Así ¿qué podemos temer?

Por todo ello, el punto central no es ¿qué temes? Sino ¿cómo te estás preparando ante la crisis presente y la mayor crisis que se avecina?

Y tú ¿piensas sólo en tus miedos o te preparas para enfrentarlos? Recuerda que el ave no confía en la rama en la que reposa, sino en sus alas que le permiten volar si se rompe.

¡Hasta la vista!

Juan Carlos Barradas Contreras

[email protected]

 

Profeta Daniel